El niño que vivió y las criaturas mágicas que no encuentra

Parece que fue ayer cuando todos estábamos como locos con los libros y películas del niño mago y hace más de 10 años de eso… ¿o no? No, parece que no, el efecto Harry Potter vuelve a repetirse con una generación diferente esta vez, que tiene acceso a más contenidos, a más accesorios y a más merchandising que la generación que inició todo. Todo empieza de nuevo pero en un momento en que la sociedad quiere más y más y lo quiere para ya.

El niño mago vuelve a estar de moda. De hecho más de moda que nunca. Esto puede ser bueno o no tan bueno. El mundo mágico ha revivido cual ave fénix en estos dos últimos años más o menos y ha traído consigo una avalancha de fans y de información y consumismo que sobrepasa los límites de la normalidad. Ha llegado un punto en que te encuentras a Harry Potter hasta en la sopa. Ese es el punto no tan bueno, una sobrecarga de Harry Potter por todas partes. ¿Puede llegar a ser negativo? Si, puedes hartarte de tantas cosas o puedes hartar a los demás. Ya se sabe que todo en exceso es malo. Incluso cuando es tu saga favorita de libros/películas hay un momento en que tienes que parar y tomar un tiempo de descanso, sin dejarlo abandonado claro.

Cuando yo me leí los libros y vi las películas podíamos darnos con un canto en los dientes si encontrábamos algún llavero de las casas de Hogwarts o las bufandas.

Sí, conforme iba llegando la última película había alguna cosa más, pero no mucho. Buscas ahora ‘Harry Potter’ en Google y es abrumadora la cantidad de cosas que aparecen. Todas muy chulas, por supuesto, pero hay demasiadas. Es consumismo y coleccionismo puro y duro.

via GIPHY


Y en cuanto a la información, cierto es que Rowling iba dando algún dato de vez en cuando tras terminar la saga principal pero nada que ver con la cantidad de historias y datos que ha ido contando estos dos o tres últimos años tras el estreno de la nueva película de Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos y con la obra de teatro The Cursed Child que narra la continuación de la vida del trío protagonista y otros personajes unos años después de acabar Hogwarts. Se van sabiendo más cosas del mundo mágico: más escuelas aparte de Hogwarts, como se inició cada una de ellas, cómo se dividen los alumnos en cada una, las cualidades que hay que tener para pertenecer a una u otra… Se han centrado en la escuela de América y sus gentes mágicas, cuál fue su origen, los grupos que tienen organizativos. Incluso hay datos sobre cómo funciona el Ministerio de Magia allí y todo lo que ello entraña.

También es asombroso como se ha creado todo un nuevo hilo argumental a raíz de un bestiario. No olvidemos que las nuevas películas han sido sacadas de un bestiario de unas pocas páginas que se publicó hace años bajo el nombre de Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos. Compendio que se dice que fue creado por el protagonista de las nuevas películas, Newt Scamander. Eso era lo único que se sabía de él hasta hace un par de años y ahora ya tenemos todo un nuevo relato del mundo mágico. Eso, eso sí que es magia.

via GIPHY


¿Y todo esto por qué es?

¿Tan buenos son los libros? ¿Es más gracias a las nuevas películas? Ha llegado una nueva generación. Ha pasado el tiempo suficiente como para que los fans de toda la vida ya sean adultos, salto generacional, y haya nuevos posibles fans en edad adecuada para engancharse (y también que los fans iniciales puede que ahora sean padres y les estén inculcando buenos gustos a su progenie). Y esta nueva generación tiene las nuevas películas del universo de los magos pero con más efectos, más personajes y más chicha. Van al cine a verlas, les gusta mucho, quieren más, ven las películas o leen los libros originales y ¡ahí lo tienes! Boom de Harry Potter por triplicado. Y con información por todas partes.

Si en su día ya se hizo famoso, hoy por hoy es rara la persona que no haya oído hablar del niño que sobrevivió y todo el mundo que le rodea. No digo que haya visto alguna película, sino que si alguien lo menciona en alguna conversación sabe perfectamente de qué se está hablando.

Y por supuesto con la apertura de los parques temáticos se añade un plus a lo maravilloso que es ser fan de Harry Potter a día de hoy. Allí se reúnen magos adultos, ‘old school’, magos que acaban de conocer el universo y acompañantes que no van a decir que no a pasar un buen rato en un parque de atracciones. Y merchandising. ¡Mucho merchandising! Los fans de hace años soñábamos con ver Hogsmeade, pasear por Hogwarts o por el Callejón Diagón. Por suerte para todos, ahora se puede hacer… por un módico precio y un pequeño vuelo en avión, pero ahí está.

Muchos hemos crecido con Harry Potter ya sea el paso de niños a adolescentes o el paso de adolescentes a adultos. Son recuerdos muy bonitos, cuando se descubre a través de las páginas por primera vez el mundo mágico y te ilusionas y asombras a la vez que Harry al conocer más y más. Cuando paseas por primera vez por Hogwarts y lees lo alucinante que es un castillo encantado. O cuando va a Hogsmeade y descubre todas esas tiendas tan chulas ¡y prubean la cerveza de mantequilla! Se supone que es una saga de libros para niños pero creo que no me equivoco en decir que ha encandilado tanto a niños como adultos. De hecho hay muchas cosas que se disfrutan más de adulto que de chico.

via GIPHY

Yo por mi parte estoy encantada de que todo esto no haya muerto hace tiempo y la llama de la magia se haya avivado.


La magia de Harry Potter nunca va a morir… mientras Rowling necesite dinero. Y esto sabéis que es así, pero no nos quejamos, ¿no?


¿Qué pensáis al respecto?

1 comentario en “El niño que vivió y las criaturas mágicas que no encuentra”

  1. Aún estoy esperando mi carta de Hogwarts 🙁
    Y vivo en La constante necesidad de ahorrar para ir al parque temático de HP de Japón. A mi, el de Orlando me la pela. QUIERO JAPÓN!

Deja un comentario